dissabte, 4 d’abril de 2009

Exercicis d'Amor de la companyia El Pont Flotant a la Feria de Castilla-La Mancha

Acabo de tornar de la Feria de Teatro de Castilla-La Mancha que ha tingut lloc a Puertollano. Una programació molt atractiva, ben triada pel seu director artístic Andrés Beladíez. No sé si això es una fira o un festival. No sé el què deu pensar la gent de Puertollano que viu d’esquenes a l’activitat. No sé si aquí es ve a comprar i vendre . El que sí sé és que aquesta programació és atrevida, gens conformista, sense tòpics, fum, ni fantasmades. Que serveix per ampliar la mirada, per enriquir-nos artísticament.

He vist moltes coses interessants però sobretot dues que m’han impactat moltíssim: “La omisión de la familia Coleman” un espectacle argentí de sala que ja fan uns anys que volta pels escenaris sud-americans i europeus. Una colla d’actors i actrius en estat de gràcia. Un text brillant, corrosiu.

I l’altra gran troballa han estat els Exercicis d’Amor de la companyia valenciana El Pont Flotant. Un espectacle que ens parla de la felicitat d’estar junts, del valor de l’amistat, de l’amor... I ho fa d’una manera sorprenent, a l’aire lliure, al voltant d’una paella, amb imatges delicioses, amb molt sentit de l’humor. Unes interpretacions molt properes, aparentment espontànies i naturals en una espectacle que imagino que deu estar medit fins al més petit detall. Una proposta que sorprèn constantment i que emociona. Que et toca el cor. Un magnífic treball.

Acabo de regresar de la Feria de Teatro de Castilla-La Mancha que ha tenido lugar en Puertollano. Una programación muy atractiva, bien escogida por su director artístico Andrés Beladíez. No sé si esto es una feria o un festival. No sé lo que debe pensar la gente de Puertollano que vive de espaldas a la actividad. No sé si aquí se viene a comprar y a vender. Lo que sé es que esta programación es atrevida, nada conformista, sin tópicos, humo ni fantasmadas. Que sirve para ampliar la mirada, para enriquecernos artísticamente.

He visto muchas cosas interesantes pero sobretodo dos me han impactado muchísimo: “La omisión de la familia Coleman” un espectáculo argentino de sala que ya hace unos años que gira por los escenarios sudamericanos y europeos. Un grupo de actores y actrices en estado de gracia. Un texto brillante, corrosivo.

Y la otra gran sorpresa han sido los Ejercicios de Amor de la compañía valenciana El Pont Flotant. Un espectáculo que nos habla de la felicidad de estar juntos, del valor de la amistad, del amor... Y lo hace de una forma sorprendente, en el campo, alrededor de una paella, con imágenes deliciosas, con mucho sentido del humor. Unas interpretaciones muy cercanas, aparentemente espontáneas y naturales en un espectáculo que, imagino, debes estar medido hasta el más pequeño detalle. Una propuesta que sorprende constantemente y que emociona. Que te llega al corazón. Un magnífico trabajo.